Las 3 cuentas que debes tener para empezar a cultivar tus finanzas

¿Te has preguntado cómo puedes empezar a gestionar tus finanzas personales? ¿Qué necesitas para empezar? ¿Cómo puedes empezar?

En algún momento de nuestras vidas nos hemos encontrado queriendo mejorar nuestra situación financiera, pero a veces puede resultar complicado sin las herramientas o estrategias adecuadas. En este post encontrarás una estrategia con la que puedes empezar a trabajar hoy mismo. Podrás empezar a proteger y hacer crecer tu dinero, comenzar a vivir con mayor libertad y menos preocupación financiera. Este método lo obtuve tras leer el libro de “I want to get richt” de Ramit Sethi, aunque el nombre de la estrategia de las 3 cuentas se lo he puesto yo.

Los tres tipos de cuenta que debes de tener son los siguientes: una cuenta corriente, una cuenta de ahorro y una cuenta de inversión. Con la ayuda de estas 3 cuentas podrás gestionar tus finanzas diarias, proteger el dinero que tanto te cuesta ganar y además ponerlo a trabajar para ti. Empecemos por diferenciarlas y explicar un poco cómo podemos utilizar cada una. 

Cuenta corriente o de cheques

Una cuenta corriente es una herramienta en la que puedes depositar dinero, retirar fondos, hacer transferencias y usar una tarjeta de débito. Es el tipo de cuenta con el que solemos pagar nuestros gastos. Dependiendo de dónde vivas puede tener diferentes nombres. Por ejemplo, en España se llama cuenta nómina y en donde yo vivo, Alemania, se llama GiroKonto.

Cuenta de ahorro

Al igual que las cuentas corrientes, las cuentas de ahorro también son herramientas financieras, que nos permiten ahorrar nuestro dinero y nos protegen un poco frente a la inflación. Debes tomar en cuenta que no todas las cuentas de ahorro son igual de efectivas. Si quieres emplear esta estrategia es necesario que busques un banco que ofrezca cuentas de ahorro con una taza de interés elevada. Va a ser muy difícil, por no decir imposible, que consigas un banco con un TAE (taza anual equivalente) que sea superior a la inflación. Te doy un ejemplo para que veas lo que debes buscar: yo vivo en Alemania, donde la inflación es de alrededor del 3-5% anual, así que mi objetivo es encontrar una cuenta de ahorro que tenga al menos un retorno del 3% anual para protegerme de la inflación.

Cuenta de inversión

Por último tenemos las cuentas de inversión que son fundamentales para que puedas alcanzar tu libertad financiera. La mayoría de las personas solo usan una cuenta corriente, una cuenta de ahorro o ambas, pero nunca las tres. Esto les perjudica al mediano y largo plazo, porque ni la cuenta corriente ni la cuenta de ahorro están pensadas para vencer a la inflación. La cuenta de inversión es la única que te permite combatir a la inflación por medio de la compra de activos, como fondos mutuos o ETFs, y si tienes más experiencia también puedes invertir en los diferentes productos individuales, como bonos, acciones, etc. 

Tener estos tres tipos de cuenta te ayudará a ejecutar de forma sistemática y automatizada un plan de presupuesto. Si aún no sabes por donde empezar para cultivar tus finanzas, contáctame y te ayudaré. 

¿Qué beneficios te puede traer?

A la mayoría de las personas nos pagan nuestro sueldo en una cuenta corriente. Algunos se proponen ahorrar el dinero en la misma cuenta corriente, donde les extraen todos los gastos fijos (casa, luz, agua, etc.) y los gastos variables (mercado, cenas, emergencias, etc), lo cual no solo les dificulta el ahorrar, sino que también les genera una pérdida anual debido a la inflación. Por eso, debemos tener nuestras otras dos cuentas, la de ahorro y la de inversión.

Como el nombre lo dice, la de ahorro es perfecta justo para eso, ahorrar. No debes pensar que te volverás rico por medio de tu cuenta de ahorro, pero sigue leyendo y no descartes el beneficio que esto te puede traer. 

Antes, te comenté que muchos ahorran su dinero directamente desde su cuenta de cheques. Si tú decidieras hacer eso, serías víctima de la inflación, que anualmente en promedio es de un 5-8%. Si tenías 1000 € ahorrados en tu cuenta de banco este año, el año que viene ese monto habrá perdido su valor. Esos 1000 € solo tendrán la habilidad de compra de 920 €, lee aquí para aprender un poco más sobre la inflación. 

Una cuenta de ahorro no te cubrirá totalmente de la pérdida que te puede ocasionar la inflación, pero si puede disminuir el efecto que ella tiene sobre tu dinero. Creo que estaríamos de acuerdo que no es lo mismo perder un 2% a un 8%.
Las cuentas de ahorro funcionan perfectamente para tener nuestro dinero líquido, a disposición en todo momento, para alcanzar metas a corto y mediano plazo como comprar un auto, crear un fondo de emergencia o incluso pagar un viaje. A pesar de que este instrumento financiero te puede proteger un poco del impacto de la inflación, no acabará con ella ni te harás rico usándola. 

Aquí es cuando tu cuenta de inversión entra en juego. No importa la forma que intentes de ahorrar, bien sea tu cuenta de ahorro o debajo de tu colchón (muy mala idea en todos los sentidos), si no inviertes y pones a trabajar ese dinero para ti, nunca lograrás vencer a la inflación, porque es el monstruo invisible que no descansa.

Primero, dejemos claro que tu cuenta de inversión son para ahorros a mediano y largo plazo. Tu cuenta de inversión te permitirá generar en promedio entre un 10 a un 12% anual, pero para vencer de forma efectiva a la inflación, deberás apoyarte de tu mejor aliado como inversor: el interés compuesto. Como dijo Albert Einstein: “el interés compuesto es la octava maravilla del mundo, aquel que lo entiende, lo gana; aquel que no, lo paga”. Por eso, para cultivar  tu portafolio de inversión deberás mantener tus productos por al menos 10 años. Mientras más tiempo mejor.

Creo que la mejor forma de entender el beneficio de esta estrategia es con un ejemplo.

Para nuestro ejemplo trabajaremos con Jaimito, Ana y Julia, todos tienen un sueldo de 1000 € mensual. Los tres deciden ahorrar 200 € por mes, pero lo gestionarán de diferente forma durante los próximos 5 años.

Empezaremos con Jaimito. Él solo tiene una cuenta corriente con la cual realiza los pagos de sus gastos fijos y variables y además ahorra. Después de 5 años, las matemáticas nos dicen que él debió ahorrar 12.000 €. Durante estos 5 años la inflación fue del 5% anual, después de calcular el impacto de la inflación, el valor de ese dinero es de solo 10.316 €. Jaimito perdió 1.684 € que tanto le costó ahorrar.

Vamos con Ana. Ella dijo: “yo solo quiero trabajar con la cuenta de corriente y ahorro porque tres cuentas es demasiado para mí”. Ana tuvo suerte y encontró una cuenta con TAE de 5 % anual, lo mismo que la inflación. Ella decidió transferir el dinero que ahorraba en su cuenta corriente a su cuenta de ahorro para protegerla de la inflación. Al cabo de 5 años, Ana tenía en su cuenta 13.925 €, con un valor real de 12.000 €.  Ella tuvo la suerte de conseguir un banco con un TAE igual a la inflación, sin embargo, no todos corremos con esa suerte. Ana está satisfecha, ni gano ni perdió esta vez. 

Por último, tenemos a Julia. Ella decidió tomar la estrategia de las 3 cuentas para separar sus gastos, sus ahorros y sus inversiones. Julia dividió los 200 € en partes iguales entre su cuenta de ahorro, también con un 5 % de TAE anual, y su cuenta de inversión, de un 10% de retorno anual. Al pasar los 5 años, Julia tenía en su cuenta de ahorro 6.962 € y en su cuenta de inversión, de 6.000 € depositados, su monto final creció a 8.059 €. Julia habría ganado en total 15.021 €, que hoy en día tendrían un valor real de 13.675 €.


Hagamos un resumen de los tres participantes después de los 5 años:

Jaimito, al solo usar su cuenta corriente, aunque logro ahorrar 12.000 €, debido a la inflación, su dinero ya no tiene el mismo valor, haciendo que él haya perdido 1.684 €. Ana, debido a su magnífica cuenta de ahorro, protegió su dinero y no se vio afectada por la inflación. Su cuenta refleja 13.925 €, que equivalen a 12.000 €.

 Por el contrario, Julia decidió utilizar el método de las 3 cuentas para poder ahorrar y hacer que su dinero creciera a la vez que lo protegía. Julia tiene en total 15.021 €, que equivalen a 13.675 €. Al comparar los casos, vemos claramente las ventajas de utilizar la técnica de las 3 cuentas.

La estrategia de las 3 cuentas puede requerir un poco más de trabajo para iniciar, pero una vez hayas configurado todo después de unos meses te recibirás los frutos que esto te puede traer y de lo sencillo que es cultivar tus finanzas. Tú también eres capaz de lograr esto y puedes empezar a hacerlo hoy mismo.

Deja un comentario